Martinica, la isla verde del Caribe

Autor: 1
Comparte este artículo
¿Os imagináis viajar a Francia después de haber atravesado el Atlántico?. Pues sí, es lo que podemos hacer si nuestro destino es la paradisíaca Martinica, un departamento francés situado en las Antillas Menores, cerca de Dominica y Barbados.

Martinica fue devastada por la erupción de su temido volcán, el Monte Pelée, a comienzos del sigl XX. Aún así hoy es uno de los grandes destinos turísticos del Caribe. Sus paisajes exhuberantes y su maravillosa gastronomía son algunos de sus principales atractivos. El ecoturismo está en amplio desarrollo en la isla.

En Martinica se mezclan la selva con las montañas y las cumbres volcánicas. La naturaleza forma parte de la isla, por lo que imaginaros la gran cantidad de rutas de senderismo que podéis hacer por aquí. Son muchos los turistas que llegan aquí y, en vez de reservar un hotel, prefieren hacer camping para disfrutar mucho más de cerca de la maravilla de la naturaleza.

Hay un montón de lugares para irnos de camping en la Martinica. Eso sí, hay que tener en cuenta que muchos de estos campings sólo abren durante la temporada de verano, por lo que habrá que preguntar antes para no tener problemas al llegar. Para aquellos que gusten más de hoteles, no preocuparos, estamos en el Caribe y en cuanto a tipos de alojamientos encontraréis de todo.

La forma más sencilla de disfrutar de la isla de Martinica es hacer senderismo. En total hay 31 rutas perfectamente señalizadas que cruzan la isla. Hay rutas para todos los gustos, desde las más sencillas a las menos accesibles, como la Route de la Trace, que sube hasta el Monte Pelèe, atravesando la selva y caminos montañosos.

Con pocas excepciones, las playas de la Martinica suelen estar desiertas. No son muchos loos turistas que se aventuran en sus playas, sino más bien los que vienen son amantes del submarinismo y la naturaleza. Los arrecifes de coral y la fauna y flora marina de sus aguas es realmente interesante.

La cocina de la Martinica es probablemente una de las más sabrosas del Caribe. Las influencias francesas y criollas son máximas, mezclándose las frutas tropicales y las especias. Muchos platos llevarán frutas como la papaya y el coco, mientras que al borde de las playas veréis muchos restaurantes de estilo francés. Eso sí, cenar suele ser un poco caro, unos 20 euros por persona.

Martinica es uno de esos lugares exóticos con los que hemos soñado alguna vez. No perdáis la oportunidad de acercaros y disfrutar de una naturaleza exhuberante y una calma y tranquilidad fuera de toda duda.

Por:
Etiquetas: , ,
Categorías: Martinica


1 Comentarios Enviar un comentario


  • avatar
    JOSE ANTONIO CUADRO ARRIETA

    HOLA, DESEO APRENDER FRANCES EN MARTINICA Y CONOCER PERSONAS PARA UN INTERCAMBIO.