>Cosas del Caribe

Leyendas del caribe nicaragüense

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Son muchas las leyendas del caribe nicaragüense, historias que con el paso del tiempo también ha dado lugar a leyenda relacionada en su mayor parte con los elementos más característicos de la zona, el mar y la agricultura. La figura femenina también ha sido un tema muy tratado en estos cuentos donde se mezcla realidad y ficción.

Leyendas del caribe nicaragüense

Principales leyendas en el Caribe nicaragüense

• La mujer pescado. Es uno de los mitos más extendidos universalmente,  la existencia de sirenas. En algunos poblados de pescadores se cuenta que todas las noches se baña una mujer con bello rostro y cola de pescado. Se dice que tienen un encanto especial que embruja a aquellos que la observan de cerca. A partir de ese momento no se sabe nada más de ellos.

• La Negra Camila. Se remonta a la llegada de las tribus provenientes de África que se caracterizaban por tener la tez negra. Entre la multitud destacaba Camila, una mujer de esbelto cuerpo, gran porte y piel oscura. Se decía que era hija de un jeque árabe y su madre era de origen humilde, por eso trataba de la misma forma a las personas sin importar su clase social, algo que le granjeó muchas simpatías.
Un día, mientras estaba ayudando con la pesca del día a su familia, un pirata británico que llevaba por nombre Francis Drake pasó con su barco por la zona y al verla se enamoró perdidamente de ella. Tras insistir a Camila para que se fuera a vivir con él a la isla de La Española, la bella señorita aceptó de buen grado la proposición y desde entonces se dice que se la vio feliz cultivando tabaco y coco, y dejando un gran número de descendientes que han hecho su vida en el Caribe.

 

• Lloros de maíz. Algo bastante increíble tuvo lugar durante un tiempo en el municipio de El Rama. Un joven tenía una peculiaridad muy especial. Y es que cuando lloraba en vez salirle lágrimas, tenía pequeños granos de maíz. Se dice que cada mañana su madre tenía que barrer su cama porque estaba llena de este cereal por todas partes.

• Atrapado por el diablo. Un hechicero que siempre estaba haciendo rituales de todo tipo desapareció un día en un cerro. Tras varias horas de búsqueda, los habitantes de la zona le encontraron atado con una planta trepadora (bejucos que lo llaman en el Caribe). Según la versión del hombre, había sido el demonio que le había amarrado, con lo que los lugareños le llevaron al cura para que rezara por él.

¿Qué te parecen estas leyendas del caribe nicaragüense? ¿Te sabes alguna más?

Si te gustan los mitos y leyendas seguro que también te gusta este otro post: Leyendas del Caribe colombiano

Por:
Etiquetas:
Categorías: Nicaragua